Portal de información sobre las comarcas del Temple, Valle de Lecrín y Costa Interior
Buscador general Iniciar búsqueda

Patrimonio natural

Valle de Lecrín

Nigüelas

La falla normal de Nigüelas – Padul
Localidad: Nigüelas


Definición y origen de las fallas Una falla es una fractura o rotura de las rocas de la corteza terrestre, producida en sitios muy concretos por causas hoy bien conocidas.

Desde la década de 1.960 se sabe que la Tierra, como planeta vivo, posee una energía interna que permite el movimiento de grandes placas tectónicas.

Por esa razón, en la corteza terrestre existe una continua situación de esfuerzo y las rocas no siempre pueden resistir la fuerza que se les aplica. Cuando eso ocurre la roca se fractura y aparece una falla, al tiempo que se libera una gran cantidad de energía mecánica. Este es el origen de la mayor parte de los terremotos.

De modo simplificado, los esfuerzos tectónicos en la corteza de la Tierra, pueden ser de dos tipos:

Compresivos, o de acercamiento (? ?), y distensivos (? ?) o de alejamiento, tomando en ambos casos como referencia la superficie terrestre.

La situación de esfuerzos compresivos provoca la aparición de fallas inversas, en las que uno de los bloques se monta o cabalga encima del otro.

La situación de esfuerzos distensivos hace que aparezcan fallas normales, en las que un bloque baja de posición apoyado sobre el otro.



Génesis de fallas inversas y normales por fractura de un bloque de roca. Izquierda: falla inversa por esfuerzo compresivo horizontal. Derecha: falla normal por esfuerzo distensivo horizontal.

La fractura de la roca y el desplazamiento de los bloques de una falla suele ser un fenómeno brusco, sólo comprensible poniendo en juego una gran cantidad de energía mecánica.

Entre los bloques de una falla, las superficies de separación suelen estar pulimentadas por el rozamiento y, también frecuentemente, suele haber una brecha de falla, o masa de roca triturada entre los dos bloques.

La falla normal Nigüelas - Padul

Esta falla es uno de los rasgos geológicos más llamativos del Valle de Lecrín, en Granada. Discurre por la base de las Sierras de Dúrcal, al Este, y del Manar, al Oeste, muy bien visible entre los pueblos de Nigüelas y de Padul.

Traza de la falla de Nigüelas – Padul, entre Nigüelas y Dúrcal, con facetas triangulares de erosión

.



Es de tipo normal, debido a esfuerzos distensivos, y orientada con una dirección aproximada NW – SE. Su superficie tiene una inclinación o buzamiento de unos 60º hacia el SW.

Es relativamente reciente, puesto que tiene menos de 1 millón de años, y se ha activado en varios episodios aunque, en la actualidad, se considera que está fosilizada o inactiva.

El salto neto vertical es grande, de unos 1000 m. Eso significa que un bloque de la falla se ha hundido 1 km respecto al otro, medido en vertical como, por ejemplo, desde lo más alto de la Sierra del Manar o de Dúrcal hasta el llano de la Laguna de Padul.

Salto de la falla Nigüelas – Padul, en la Sierra del Manar.



Afecta, básicamente, a las rocas dolomíticas del complejo Alpujárride de las cordilleras béticas, aunque localmente puede afectar a otras formaciones rocosas menores.

Esta falla, junto con otras más pequeñas, también próximas, es responsable de la existencia de zonas elevadas (Sierras del Manar y de Dúrcal, cerros de la Solana, etc.) en el bloque levantado, y de zonas deprimidas, como la depresión de Padul o la de la rambla de Cijancos, sobre el bloque hundido.

Precisamente, la sucesión de bloques levantados (sierras) y hundidos (valles) conforma la fisonomía típica del paisaje del Valle de Lecrín.

Un rasgo característico de las fallas normales antiguas, muy bien visible en la falla de Nigüelas – Padul, es el desarrollo de lo que los geólogos denominan facetas triangulares, causadas por la erosión del plano de falla. Desde la barriada de Marchena y zonas cercanas, mirando hacia el norte, se ve una serie de grandes triángulos de color rojizo con un borde blanco, sobre el fondo gris de las dolomías de la Sierra de El Manar.

Izquierda: aspecto de las facetas triangulares sobre el plano de la falla Nigüelas – Padul desde Dúrcal. Derecha: la misma foto, marcando la traza de la falla que delimita las facetas triangulares



El siguiente esquema explica su origen.

Historia geológica muy simplificada de las facetas triangulares rojas de la falla Nigüelas – Padul. 1- Sustrato con predominio de dolomía. 2- Depósito de conglomerados. 3- Fallado normal de sustrato y conglomerados. 4- Erosión del conjunto y aparición de facetas triangulares sobre el plano de la falla.



Canteras en la falla
Es frecuente que en las inmediaciones de la falla, el resto del bloque de roca se encuentre fracturado y ofrezca un aspecto muy característico, fragmentado en trozos de forma más o menos regular. Cuando esto ocurre se trata de una cakirita .



Detalle de una faceta triangular de la falla Nigüelas – Padul, desde Dúrcal: 1- Triángulo rojizo: conglomerado de edad Plioceno. 2- Borde blanco: brecha de falla. 3- Material gris: dolomía alpujárride.

Aspecto de la dolomía triturada (cakirita)



Esta trituración natural explica que la roca se desmenuce más fácilmente cerca de las fallas. Casi todas las canteras de áridos del Valle de Lecrín se sitúan, precisamente, sobre la falla de Nigüelas – Padul, dada la relativamente fácil extracción de la roca.



El valor de la falla Nigüelas – Padul como patrimonio geológico
Según la “Propuesta de estrategia andaluza para la conservación de la Geodiversidad” (2001), esta falla se considera un georrecurso cultural, al cumplir los dos requisitos necesarios:

1º- Que tenga un elevado valor científico y/o didáctico y, por tanto, deba ser objeto de una apropiada protección y de una gestión específica.

2º- Que sea utilizable como recurso para incrementar la capacidad de atracción del territorio en el que se ubica y, en consecuencia, de mejorar la calidad de vida de la población de su entorno.

Así, desde el año 2001, la falla Nigüelas – Padul es Monumento Natural (Decreto 511/01 del Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía).

En la declaración se describe esta falla del siguiente modo:

“Deslizamientos pertenecientes al conjunto de fallas que se suceden al pie del extremo occidental de Sierra Nevada y que contribuyeron a la formación de la depresión de Padul. De gran interés geológico y didáctico, en esta rampa originada durante el Cuaternario puede observarse claramente el plano de falla, su inclinación y la magnitud del desplazamiento.

Localización: Nigüelas (Granada) Superficie: 75.959 m2

Ver todo el patrimonio natural del Valle
© ENTORNOSUR - Todos los derechos reservados. Aviso Legal